¿Rápido o lento ?

No hay nada que demande más fuerza de voluntad que evitar comer un provocativo dulce, no comprar esa cartera que te encanta… ¡y comenzar a ejercitarnos! Y te aplaudo, sabiendo que, por más que desees no puedes darle con todo a las máquinas el primer día, debes ir de apoco…pero ¿Cómo le hago?

Varias personas me preguntan en redes y en la calle si es más beneficiosos correr o caminar, y la respuesta es condicionada a otra pregunta ¿Cuáles son los resultados que buscas? Como una mujer que se ha dedicado tantos años al ejercicio puedo decirte que he visto muchos cambios favorables partiendo de dicha respuesta, porque ya estás enfocado en la meta y eso es primordial.

Ahora bien, si corres diariamente por 30 minutos vas a quemar mucho más rápido calorías y la grasita ésa, aguantas para otra sesión de actividades y ya puedes exigirle al cuerpo para más. Si haces una marcha, recorres la misma distancia pero en movimiento por mayor tiempo, fortalece y das forma a los músculos de tus piernas, tienes menos riesgo de lesión y ya vas a mantener tu presión arterial bajo control.

¡Por supuesto my friend, esto viene acompañado con una alimentación sana, mucha mucha agua y las ganas que tienes de ponerte más guapetón / guapetona! Si quieres hacer algunas de estas actividades solo tienes que tener ánimo y entusiasmo, salir de casa es una de las motivaciones no só lo para romper con el sedentarismo sino para aclarar tu mente, agitar ese corazón y comenzar tu bienestar.

¡Hazlo a tu ritmo, dale tu flow, pero hazlo shingón!