Por: Liliana Rock

Los hombres no lloran

Los hombres no lloran ¿Neta? ¿En qué planeta?

¿Desde cuándo los sentimientos tienen género?

Con todo el respeto que merecen las voces feministas del mundo… Yo no soy de las que levanta la bandera de la Igualdad, sino más bien de la Equidad de género, en eso creo.

Porque hombres y mujeres tenemos todo el derecho a ser distintos, a respetarnos y amarnos desde y como lo que somos.

Peeero… por encima de nuestras diferencias como género, hay un tema que se hace necesario rescatar y es el hecho de que los hombres también tienen derecho a ser sensibles, tienen derecho a la ternura, a pedir ayuda cuando lo necesitan, a mostrar su lado vulnerable y sobre todo, a llorar, PORQUE ELLOS TAMBIÉN LLORAN.

Nuestra sociedad nos ha acostumbrado a vivir de acuerdo a conceptos y creencias que valdría la pena examinar.

A veces, vamos por la vida como en piloto automático y no nos fijamos que hay algunas normas socialmente aceptadas, paradigmas, clichés e ideas absurdas que deberían quedar en el olvido.

Algunas de ellas seguro son muy comunes, tenemos toda la vida creyéndolas y rodeándonos de gente que las refuerza.

Pero si prestas atención, te darás cuenta de que son ideas que nos restan mucho como seres en evolución.

Una de las creencias que es tan absurda como popular, es que los hombres no lloran.

Alguna vez has escuchado decir: no llores porque te ves como una mujercita, los hombres tienen que ser unos machos, no pueden demostrar sus sentimientos, esas son cosas de mujeres, compórtate como un varón…

¿Acaso sentir es un tema reservado para las mujeres?.

¿Cuándo nos perdimos tanto como seres humanos, que terminamos creyendo semejantes cosas?.

El valor de un hombre no tiene nada que ver con su comportamiento como Macho. Es que una cosa es ser un caballero y otra es ser un macho.

Un hombre, un caballero, es un ser respetable y que sabe respetar a otros, que se conmueve y es capaz de conmover, que muestra su sensibilidad no como una debilidad, sino como una fortaleza, porque lo hace ser empático, sencillo y comprensivo.

Cuando un hombre se permite ser como es, en esencia, ha llegado a otro nivel en la evolución.

Y cuando una mujer le da permiso a su hombre de abandonar el papel de macho, para aceptar su rol como hombre, como su compañero, su igual, pero a la vez diferente… Ambos han trascendido las barreras sociales y son eso que llaman, seres evolucionados.

¡Ojalá, algún día, esto se convierta en la norma socialmente aceptada!.

Yo soy madre de dos varones, también soy esposa y tengo a mi alrededor a muchos hombres que son seres maravillosos.

Lamentablemente observo como esta sociedad castra a muchos hombres desde que son niños, al punto de no permitirles vivir sus emociones, explorar sus sentimientos y ¿sabes qué?, esto es lo que tiene a la humanidad viviendo un caos.

¡Los hombres también lloran! ¿Y qué?

No por eso son menos varoniles.

Por el contrario, un hombre que es capaz de mostrar su lado vulnerable, es un ser consciente y más humano.

Hombre: no te digo que tengas que andar por la vida llorando por todo, sino que te permitas vivir las emociones que sientes, como cualquier ser humano que se quiere a sí mismo.

No sé tú, pero yo estoy harta de escuchar frases como: Actúa como el hombre que eres… Que se note quien manda aquí… Los hombres no lloran… Pareces una mujercita…

¡No se cual me indigna más!.

Yo jamás le diría estas cosas a mis hijos, ni a ningún hombre que forme parte de mi vida.

Ante todo, somos seres humanos señores, no somos máquinas.

Todos, hombres y mujeres sentimos de la misma manera, es solo que lo comunicamos de forma distinta y está bien, es lo normal.

Lo que no es normal es pretender crear a un género des-humanizado, asumiendo un rol que es y ha sido la causa de tanta disfuncionalidad en nuestra sociedad.

Muchos varones criados bajo la idea de que “Los Hombres No lloran”, ni son sensibles, pueden llegar a convertirse en adultos violentos o incluso, desarrollar conductas misóginas.

Pero, ¿hasta dónde es su culpa?.

El rechazo hacia otras personas no es algo con lo que nacemos, es algo que aprendemos de los adultos, durante nuestra niñez.

Entonces, como mujeres y madres, no podemos continuar propagando estas ideas y después, andar por la vida quejándonos de los malos tratos que recibimos de los hombres.

¡Lo que das, recibes!, no lo olvides.

Eduquemos conscientemente a nuestros hijos varones, para que puedan permitirse Ser y dejar Ser a las personas con las que comparten su vida. Eso los hará personas más equilibradas y exitosas.

Y ustedes hombres, merecen ser los caballeros que son en esencia, que nada ni nadie opaque su brillo, ni les reste a su energía masculina.

Los hombres sí lloran, igual que nosotras.

También se visten de rosa.

¡Y no pasa nada!

Es solo una emoción y un color, ¿qué hay de retorcido en eso?.

Quizás lo verdaderamente retorcido es en una mente llena de prejuicios…

Los hombres sí lloran, sí son respetuosos, sí son amables, sí son sensibles, sí aman, sí extrañan, sí sufren por desamor…

Hoy podemos elegir guiar a nuestros pequeños adecuadamente, con el ejemplo, para que formemos hombres educados, con valores y conscientes, capaces de cultivar relaciones saludables y de respetar a las mujeres.

Hoy podemos tomar la decisión de trascender nuestras experiencias pasadas, de soltar todas las creencias que ya no nos sirven y darle la bienvenida a lo que realmente nos funciona y nos hace felices.

Ahora te pregunto a ti, mi querida mujer:

Si un hombre al permitirse ser caballero, te abre la puerta para que pases, saca la silla para que te sientes, te regala flores, es sensible y amable contigo, tal y como le demandas…

¿Tú harías lo mismo por tu hombre?

¿Le abrirías la puerta para que él pase, sacarías su silla para que se siente, le regalarías flores…?

Y tú, querido hombre: ¿alguna mujer ha hecho esto por ti?

Muero de ganas por leerte en los comentarios.

TAGS: