Inteligencia para emprender

El emprendimiento y la reinvención se ha convertido en el nuevo «ser» con quien debemos encontrarnos a diario, hoy es un requisito importante el adaptarse a las nuevas rutinas y necesidades del mercado, y generan ansiedad a aquellos que deben (si o sí) moverse para progresar, liderar el cambio, transmitir seguridad.

Una seguridad que genera confianza a tus futuros clientes y asociados requiere de una estable y sana inteligencia emocional, y, socio… ¿Contamos con eso?

La inteligencia emocional nos permite reconocer y tomar control de nuestras emociones e interpretar la de los demás.
Este aspecto de la psicología humana tiene un importante impacto en la forma de socializarnos y adaptarnos al medio que nos rodea, en este caso el emprendimiento.

¿Cómo piensa y siente un emprendedor con una correcta inteligencia emocional?

No se frustra: Está consciente que no todo resulta en el primer intento, que puede mejorar a medida que la circunstancia cambia y acepta que no es perfecto.

Genera soluciones: Mira a su alrededor y toma con calma el calor del momento.

Tiene buen ánimo: Siente empatía por los demás y ¡Nunca se toma nada personal!

Aprovecha cada oportunidad: Asume riesgos, dice Si más a menudo, se abre a escenarios, toma decisiones.

Inspira a los demás: Piensa en todos por igual, le gusta escuchar, y deja el ego atrás.

El control de nuestras emociones nos hará inteligentes para el emprendimiento y te llevará a donde quieres…¡Y los demás querrán ir contigo!.