¡Con dos de azúcar por favor!

Muchas veces lo hemos tomado como excusa cuando quedamos con alguien, para reunirnos con conocidos, para mantenernos alerta, para meditar, para una sobre mesa, es un estilo de vida.

 ¡Siiii! ¡Atinaste… Es el café!

Es que les cuento, que el café proviene de una provincia (Kaffa, y de allí el nombre café) de la actual Etiopía, un pastor sintió curiosidad cuando miró la reacción estimulante de sus cabras cuando comían de la plantas y no dudó en llevar algunas hojas a unos monjes para hacer una infusión.

Sabemos que el Café contiene mas de 1000 componentes químicos pero la protagonista es la cafeína, es una sustancia que no solo se encuentra en nuestro «invitado» de hoy, sino también en hojas de té, hierba mate, cacao etc y es un estimulante del sistema nervioso que ayuda a la memoria, aumenta la energía y mejora el estado de ánimo.

 ¡Parece increíble que algo tan accesible a nosotros contenga muchos pros y contras, pero no podemos evitar nombrar tantos beneficios a nuestra vida! Y digo nuestra vida porque las cualidades de dicha bebida mundialmente conocida tiene un efecto vasodilatador, tiene efectos preventivos de enfermedades (Por ejemplo la diabetes, artritis y algunos tipos de cáncer) nos ayuda a bajar de peso…Pero todo medido eh? No significa que te bebas más de 4 tazas al día wey!.

Según la historia, Gabriel Mathieu de Clieu, un oficial de la armada francesa fue quien en 1720 transportó su propia planta a las Islas Martinica ordenado por Luis XIV, logrando expandirla casi inmediato a toda América… También se comenta que fueron los holandeses que introdujeron la planta a Surinam, pero lo que importante es que la trajeron, así que ¡Gracias totales!

Existen 4 tipos de café:

 Arábica : Es considerado el gourmet mundial, de acá salen las variedades más conocidas moka, blue mountain etc .

Robusta: Un bebida más fuerte y amarga , olor menos perfumado.

Libérica: Su sabor es diferente, por eso no está extendido.

 Excelsa: Tanto este tipo de grano como el anterior tienen realmente un consumo residual.

 Para comenzar el día, para maridaje de panes , postres y dulces, un Americano, expresso, mocha, capuchino, latte, frío, dalgona y voila!… El resto es historia (perfecta para tomarnos una tacita).